sábado, 15 de mayo de 2010

Salud

   Nuestros pacientes adolecen de patologias a menudo crónicas que merman su salud y disminuyen las posibilidades de una rápida recuperación, es por ello que nuestra labor no se limita a administrar tratamientos terapeuticos, sino que debemos realizar un papel psicoterapeutico sobre el paciente en la larga duración del tratamiento. 

El paciente a menudo nos comenta temas personales al iniciarse un vínculo de confianza terapeuta-paciente que reafirma la confianza en un tratamiento reparador y sanador. Debemos desde nuestra profesionalidad actuar con diligencia y proveer al paciente de estrategias para encauzar sus energias y lograr acelerar la recuperacion. Unas rutinas adecuadas pueden reforzar las bases regeneradoras y proveer al convaleciente de energias renovadas para la lucha que tiene a diario.
Comparte este post con tus amigos!

0 comentarios

Escribir un comentario ↓